Maternidad

La maternidad ha sido y es uno de los procesos
más transformadores de mi vida


Cuando nació mi hija, tuve momentos muy difíciles porque me pasó todo lo que podía pasarle a una madre: epidural (yo quería un parto natural, pero no dilataba casi y llevaba como 30 horas con contracciones), episiotomía, fórceps, me dolía muchísimo cuando amamantaba a mi hija, sangraba por los pezones, se me infectaron los puntos de la episiotomía, no podía sentarme…

La verdad es que fue muy duro y me sentía una mala madre, como que estaba decepcionando a todo el mundo. Se suponía que tenía que ser maravilloso, que el amor incondicional hacia mi hija haría que todo ese dolor se desvaneciese, pero no fue así. Yo lo viví como algo muy duro.

Un día, cuando a mi hija se le cayó la pinza con el resto del cordón umbilical y sangró un poco, tuve un flash: “Yo era la persona responsable de su vida y debería cuidarla y guiarla para que no le sucediera nada malo”.

Me invadió una sensación abrumadora de no saber si sería capaz de hacerlo. Y ahí comenzó el viaje hacia la maternidad. Y ya hace 10 años de ello.

En todo este tiempo debo confesar que mi hija ha sido y es mi maestra, porque cada día me enseña muchas cosas sobre mí misma. A través de ella veo cómo actúo, cómo me comporto y qué tipo de madre soy. Me hace reflexionar sobre mí misma.

Realmente, cuando nos comunicamos con los demás, ¿cuándo puedes ser tú misma?  Yo soy yo misma con mi hija. Esta es una de las cosas fantásticas que ella me ha dado: la posibilidad de Ser Yo.

Cuando tenemos [email protected] existe el inevitable recuerdo de cómo fueron nuestras madres con nosotras y existen dos tendencias: maternizar como nos maternizaron a nosotras o, por el contrario, hacerlo de un modo totalmente distinto.

A nuestra propia experiencia de hijas, se une lo que la sociedad pide o, “exige”, diría yo, porque, aunque no haya un documento explícito,  si hay una idea implícita de cómo debemos ser como madres.

Mi experiencia de ser madre durante más de 10 años, la vivencia de haber sido hija de mi madre, la visión cercana de amigas que son madres, la idea que tiene la sociedad en la que vivo y mi trabajo con adolescentes, que me vincula a sus madres desde hace más de 20 años, me ha llevado a querer poner mis aprendizajes al alcance de todas las madres que así lo deseen para romper tabúes, para derrocar ideas preestablecidas, para acabar con la culpa, para ser amables con nosotras mismas, para cambiar patrones de actuación y mucho más.

Te acompaño desde la libertad de ser nosotras mismas.

Talleres sobre Maternidad

ser-madre