Ciclo Menstrual

¿Tienes ganas de dar respuesta a preguntas sobre cómo vas cambiando a lo largo del mes?

Nuestro ciclo es nuestro mapa-guía interno y hasta que no sabes que existe, puedes sentirte perdida en una sociedad que lo ha ninguneado.

Que somos cíclicas es un hecho, pero muchas mujeres no lo saben.

Pero, ¿qué es ser cíclica?

Es estar sujeta a los cambios de la vida. La vida es cíclica: el día y la noche que van alternándose; las estaciones del año, que se repiten; la luna, que pasa por diferentes fases en su ciclo, que termina y vuelve a empezar; la naturaleza, donde una semilla nace, florece, envejece, muere y vuelve a renacer.

Todo lo que nos envuelve es cíclico y nosotras, habitantes de este planeta y representación en él de la Madre Tierra, somos asimismo cíclicas.

Desde nuestra menarquía (primera menstruación) vivimos en ciclos que pueden tener una duración de entre 24 y 35 días, aunque estamos acostumbradas a que nos digan que son de 28 .

El ciclo se repite cada mes y nos permite vivir acorde al universo y a la naturaleza. Al igual que las estaciones del año y que la luna, nosotras pasamos por distintas fases cada mes, 4 fases que definen nuestra vida. Y estas 4 fases se dividen asimismo en 2, las fases de introversión y las fases de extroversión; las fases de la luz y las fases de la oscuridad.

Como muy bien sabrás, nuestra sociedad nos pide vivir siempre en las fases de la luz, en las fases de la extroversión porque a lo que se da valor en el sistema es a la producción, a la actividad, al estar de buen humor, al estar activa, al socializar en todo momento, a salir, a…. todo lo exterior.

Pero la oscuridad también forma parte de nosotras, necesitamos momentos de calma, de quietud, de mirar hacia dentro y saber cómo estamos. De escuchar las necesidades propias y de nuestro cuerpo y no solo las de los demás y las de la sociedad.

Pero nadie nos lo ha contado.

¿Qué tal si te digo que SÍ puedes parar, que SÍ puedes escucharte, que por naturaleza e intrínseco a ti existe el tiempo de calma y de introspección?

La naturaleza es muy sabia y ha creado un equilibrio en nosotras para que la luz y la oscuridad convivan y se complementen, para que lo exterior y lo interior estén en harmonía y nos permitan vivir la vida desde la plenitud.

Si no hay quietud, no puede haber movimiento, si no hay paz, no puede haber actividad. ¿Cómo se nos ocurre que siempre hemos de estar activas? ¿Cómo vamos a vivir siempre desde la acción?

Toda acción requiere de descanso, todo fruto debe poder plantarse en una tierra que haya descansado y haya podido recuperar sus nutrientes.

Por todo ello, la conciencia del ciclo menstrual, conocerlo y descubrírtelo, es uno de los propósitos de mi proyecto.

Quiero ver a las mujeres felices, conectadas a sí mismas y a la vida, desde el conocimiento y desde la conciencia.

Talleres sobre el ciclo menstrual